Todo está preparado, la logística en marcha y yendo para Luxemburgo. El equipo viajando de forma escalonada y ultimando los mil y un preparativos para competir en la Culinary World Cup, un complicado certamen en el que las mejores Selecciones del mundo pugnan por un puesto en el pódium. Llevamos los uniformes blancos de la competición y las chaquetillas rojas en la maleta.

Nuestras banderas, ilusiones y muchas ganas de destacar. También llevamos la confianza que dan las muchas horas de entrenamiento y, sí, los lógicos nervios que surgen al saber que nos vamos a medir con lo mejorcito de la competición culinaria internacional. Sabemos que no va a ser fácil y que cualquiera de los Equipos Nacionales tiene categoría para alcanzar la victoria. También nosotros, algo que se ha logrado gracias al duro trabajo de un equipo humano sólido, preparado y entusiasmado. Es todo un honor representar a España. Gracias a todos los que estáis haciendo posible que la Selección Española de Cocina Profesional esté ahí