Los cocineros participantes deberán elaborar 10 raciones idénticas con cada uno de estos productos castellano y leoneses durante los dos días de campeonato

La fase nacional del Bocuse d´Or, el campeonato culinario más prestigioso y difícil del mundo, se celebrará los días 27 y 28 de noviembre en el Centro Cultural Miguel Delibes de Valladolid, con Castilla y León como sede oficial. Los productos elegidos por la Organización Nacional del certamen para las elaboraciones que tendrán que preparar los concursantes en tan solo 5 horas y 35 minutos son la trucha de la Tierra de Alba (Salamanca) y el lechazo de Castilla y León, referentes de la cocina castellano y leonesa y de su rico recetario. Se trata de la primera edición que se celebra fuera de Madrid con características similares a las de la fase internacional gracias a la apuesta de la Junta de Castilla y León, que participa como patrocinador principal único a través de la Consejería de Cultura y Turismo.

La trucha de la Tierra de Alba (Salamanca) -8 piezas- y el lechazo de Castilla y León -de la I.G.P de Castilla y León de entre 3 a 4 kilos de peso con cabeza y asadura- son los dos productos principales elegidos por la Organización Nacional del Bocuse d´Or con los que los cocineros participantes elaborarán sus exquisitas creaciones en la fase nacional del concurso de cocina Bocuse d´Or.

La trucha blanca cuenta con hasta un 19,4% de proteína que obtiene durante su vida en los ríos dulces y arroyos de la Tierra de Alba salmantina. Aporta también omega 3, calcio y fósforo, por lo que es un alimento muy beneficioso. La Indicación Geográfica Protegida (I.G.P.) del Lechazo de Castilla y León ampara a este producto de tanta tradición y arraigo en el recetario regional. Estas carnes pueden proceder de las razas de ovino churra, castellana y ojalada y dan lugar a una carne muy tierna, jugosa y de textura suave. Los cocineros participantes ya cuentan con una canal de lechazo en sus cocinas para hacer prácticas y formarse de cara a esta fase nacional gracias a la Organización del Bocuse d´Or Spain Team y a la I.G.P. Lechazo de Castilla y León.

La exigencia del campeonato, denominado ‘las Olimpiadas de la cocina’, les obliga a cocinar y presentar diez raciones de cada uno de los productos en un tiempo límite: el pescado deberá salir tras 5 horas de trabajo desde el comienzo de la prueba, y la carne al transcurrir 5 horas y 35 minutos.

Estas diez raciones deberán ir servidas en vistosas bandejas, que en el caso de la carne, más tarde se porcionarán y servirán al jurado para su degustación. Dos de ellas se preparan para el jurado internacional y los medios de comunicación. En el caso del pescado, irán todas emplatadas en su presentación definitiva.

Ambos productos deben presentarse acompañados de tres guarniciones a elección del participante. El 50% del plato de pescado debe estar compuesto por productos que crezcan al aire libre, en invernaderos y en el mar.

Una veintena de chefs nacionales e internacionales integrará el jurado que degustará y probará las creaciones de los participantes. El Jurado de Degustación estará compuesto por los Presidentes de los equipos concursantes y otorgará hasta un máximo de 80 puntos a los platos, en los que se premia con un total de 40 el sabor, 20 la presentación, 10 la originalidad y 10 el respeto al producto. Por su parte, el Jurado técnico culinario valorará con hasta 20 puntos la sostenibilidad, el aprovechamiento de los productos, la limpieza y la profesionalidad.

Bocuse d´Or, el certamen de cocina más reconocido y complicado de cuantos existen en el mundo y considerado el decano de los concursos culinarios, requiere esfuerzo y muchas horas de dedicación para lograr el éxito. Se trata de una competición deportiva en la que participan cocineros con una extensa trayectoria. Su celebración tendrá lugar en el Centro Cultural Miguel Delibres de Valladolid los días 27 y 28 de noviembre, participando 8 candidatos cada día.

El segundo día de concurso se elegirá al ganador nacional, quien se formará con asesores internacionales del universo Bocuse d´Or para participar en la fase europea que tendrá lugar en Budapest (Hungría) los días 27 y 28 de mayo de 2016. Además del Trofeo Ganador al candidato español Bocuse d´Or España 2015, se entregará también un Trofeo al Mejor ayudante de cocina Bocuse d´Or España 2015, en el que se valorarán aspectos como la maestría técnica, la organización del espacio de trabajo, la limpieza e higiene, el uniforme, la participación y la capacidad de reacción, entre otros.

Esta competición de alta cocina convertirá a Castilla y León durante dos días en el escaparate de las últimas tendencias gastronómicas a nivel nacional. La Junta, a través de la Consejería de Cultura y Turismo, colabora como patrocinador principal único en la realización del concurso, demostrando así las grandes fortalezas de la Comunidad a nivel gastronómico: una estructura hotelera y hostelera de calidad, la importancia de los recursos feriales que permiten que se acojan este tipo de eventos, y una destacada riqueza de su gastronomía, así como de su recetario regional.

Además, este evento facilitará el descubrimiento y la promoción de los mejores talentos jóvenes de la cocina del país.